lunes, 10 de noviembre de 2008

El sentimiento prohibido

Hace mucho tiempo, cuando el mundo estaba oculto en las sombras y el silencio, un sentimiento rompio aquel aura de misterio.
Nadie sabia de donde habia venido, ni como habia empezado, ni como acabaria.
Solo sabian que sonada potente como un campanzo, limpio como un dia de primavera y calido como la brisa de verano. A ese sonido le llamaron risa.
Pero... que era aquel sentimiento? Por que inundaba sus corazones de felicidad? Como habia conseguido romper la urna de cristal de la sala de los sentimientos prohibidos? Y, como podrian pararlo?

Los diez sabios mas sabios se reunieron bajo el arbol de hojas de estrella, ya que aquel era un lugar sagrado, pues era el unico lugar en el mundo en el que habia algo de luz. Despues de mucho discutir, decidieron que debian ponerle un nombre.Y le llamaron AMISTAD.
Una vez resuelto esto, solo habia que averiguar como pararlo, pues si habia estado prohibido, por algo seria.
Siete lunas pasaron, y los sabios no consiguieron dar con la solucion al promebla.
Finalmente, el mas joven de ellos, cansado de dar vueltas y vueltas en un circulo infinito, alzo la voz entre sus companieros, y dijo:

- Y por que queremos pararlo?

Los nueve sabios restantes lo mirarion atonitos.

- Porque es un sentimiento prohibido - respondio uno de ellos
- Y por que lo es? - insistio el joven - A mi me gusta a sensacion que produce. Es algo calido, luminoso, especial...

Y mientras pronunciaba estas palabras su corazon comenzo a emitir una luz dorada. Asustados, los otros sabios echaron al joven del consejo, pues su corazon brillaba.
El, sin embargo, no se entristecio, sino que marcho caminando, sin perderse, pues la luz que emitia su pecho iluminaba a su alrededor. Y pudo ver muchas cosas que no habia podido ver en las sombras. Y a cada persona que se cruzaba en su camino le ofrecia un poco de su sentimiento.

Al principo, la personas se mostraron reticentes, pero viendo la alegria que emanaba el joven, decidieron darle una oportunidad. Y sus corazones tambien se volvieron luminosos.

Muchas lunas despues, el joven volvio al arbol donde los sabios todavia se hallaban reunidos. Adentrandose en el circulo, les dijo:

- La respuesta a vuestro problema es muy simple. Por que no mirais a vuestro alrededor? No os dais cuenta de que ya no estamos sumidos en las sombras, de que ahora una luz brilla en el corazon de las personas?
- Cual es la respuesta, entonces? - inquirio uno de ellos. El joven sonrio.
- La respuesta es que la AMISTAD no se puede parar.

1 comentario:

maría dijo...

Me encanta este cuento, en serio <3
He vuelto a los mundo flogiles (:

te quiero mucho (L)